SDDR en Suecia no tan ideales

REFORZAR EL MODELO DE GESTIÓN DE ENVASES ALIMENTARIOS, UNA CUESTIÓN DE CIFRAS

La industria alimentaria tiene motivos para estar preocupada por lo que está sucediendo en los últimos meses, en los que diferentes organizaciones intentan que se implante de forma obligatoria en España un nuevo modelo de gestión de envases domésticos, el llamado SDDR (Sistema de Devolución, Depósito y Retorno). En la actualidad el sistema integrado de gestión y reciclado de estos envases es financiado por la industria envasadora, no solo la alimentaria, y gestionado por las entidades locales. Un sistema que desde 1998 está produciendo un aumento anual y continuado de la tasa de reciclaje, que ya se sitúa en el 73,4%, y cuya imagen más directa para la sociedad son los contenedores verdes y amarillos que se localizan en nuestras calles. En el caso de Extremadura, el acceso a esta recogida selectiva de envases ligeros es del 92,7%, con 10,4kg de envases ligeros recogidos por habitante y año, y 6,3 en el caso del vidrio. Con un modelo similar al nuestro, Bélgica ha alcanzado el máximo reciclaje de estos envases en Europa, un objetivo hacia el que avanzamos con paso firme en España.

La cuestión es que el SDDR no sustituiría al actual y costaría a todos los españoles casi mil millones de euros anuales, además de los 430 millones de inversión en alrededor de 20.000 máquinas de devolución de envases, entre otros costosos gastos que también tendría que asumir el pequeño comercio y la distribución. Ni que decir tiene que este nuevo coste sería repercutido total o parcialmente al consumidor, algo que tampoco beneficia a la industria alimentaria.

Este nuevo planteamiento podría ser objeto de estudio, si como consecuencia de la implantación del SDDR se aumentara de forma significativa la tasa de reciclaje, pero la realidad, tal como ha demostrado el análisis y extrapolación a España de la experiencia de otros muchos países, como Alemania o Noruega, entre otros, es que en España, en el mejor de los casos solo aumentaría la tasa de reciclaje un 2,4% Por otro lado, tampoco se favorece la reutilización, ya que todos los envases que pudieran entrar por este canal paralelo también serían reciclados, no reutilizados. La reutilización del envase alimentario ha caído en todos los países europeos, incluso en Alemania, donde de manera equivocada se justificó la puesta en marcha del SDDR con este argumento. Los SDDR sí son una alternativa que de hecho funciona en otros canales, como el HORECA, donde el retorno y reutilización de determinados envases funciona de forma habitual. Al final, la clave del debate no está en si es mejor o peor modelo, ya que la experiencia demuestra que depende de los casos, sino si debe o no ser implantado de forma obligatoria.

Con estos datos, uno se plantea, ¿quién gana en todo este entuerto? Desde luego no la industria alimentaria, tampoco el ciudadano que tendría que aprender y aplicar un nuevo procedimiento de separación y entrega de envases, y tampoco el medioambiente. A bote pronto, se me ocurre que ganarían las empresas que comercializan y mantienen las 20.000 máquinas de devolución arriba mencionadas. Un mercado muy reducido, dominado en sus tres cuartas partes una multinacional noruega, o así lo afirman ellos en su propia web, que por cierto, apoya una muy buena parte de las iniciativas que promueven el SDDR en España.

En definitiva, la industria alimentaria debe mostrar a la sociedad española y a los tomadores de decisiones el impacto real que puede tener para nuestra economía y para el ciudadano la imposición de un costoso sistema tremendamente ineficiente. No en vano, en este campo su objetivo es gestionar el sistema de reciclado de envases que consiga los mejores objetivos medioambientales, tal como les exige la Unión Europea, y hacerlo de la manera más viable, tal como se espera de la iniciativa privada. Ambas cosas, las sabe hacer nuestro potente sector alimentario. Dejémosles que lo gestionen y exijámosles mejoras en el modelo actual que nos permitan ponernos en la vanguardia del reciclaje de envases en Europa. 

About Juan Quintana Cavanillas

Juan Quintana Cavanillas
Director y presentador del programa ‘La Trilla’ en Capital Radio, todos los sábados de 08.00 a 09.00 horas. Columnista desde hace más de 10 años en el Grupo Vocento. Director de comunicación y Asuntos Públicos en la farmacéutica Grünenthal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies