supermercado alimentos

REDUCIR EL DESPERDICIO, MEJORAR SU GESTIÓN

El desperdicio alimentario forma parte del debate político, tanto a nivel internacional como local. El Parlamento Europeo planteó el pasado mes de mayo medidas para reducirlo un 30% en 2020, y el 50% en 2030. En la actualidad la cifra que se maneja de desperdicio alimentario en la Unión Europea (UE) se sitúa en 88 millones de toneladas. España también debe hacer sus deberes. Con 7,7 millones de toneladas se sitúa como séptimo país en este desafortunado pero inevitable ranking. Y es que, desperdicio alimentario, siempre va a existir; el reto es reducirlo y gestionar mejor el remanente.

A nivel nacional, el Senado está trabajando en este asunto a través de la Ponencia de Estudio sobre Desperdicio Alimentario en el Estado Español. Dentro de este marco ha convocado a representantes de los diferentes eslabones de la cadena para conocer su opinión sobre este asunto, así como las acciones que están acometiendo para combatirlo. Uno de los colectivos a los que se ha señalado con más insistencia ha sido el comercio, en concreto los autoservicios y supermercados. Entre otros motivos, se les ha puesto en el punto de mira por las reiteradas imágenes de personas con escasos recursos, buscando alimento en los cubos de basura próximos a estos comercios. Esta visión se hizo habitual en los recientes años de crisis económica, especialmente cuando ésta golpeaba con más fuerza. La realidad es que, efectivamente, forman parte del problema, pero en absoluto en las proporciones en que quizás, piense una mayoría de los ciudadanos.

Dos de las grandes organizaciones de este sector, la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (ASEDAS) y la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (ACES), recordaron a los senadores que en los supermercados se genera solo el 5% de todo el desperdicio nacional. De hecho, según estas mismas organizaciones, los supermercados desperdician en valor menos del 1% de sus ventas.

Según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), la mayor parte, alrededor del 42%, se produce en los hogares, seguido del 39% en la industria y el 14% en restaurantes. En el caso de la industria, hay que tener en cuenta que existen necesarios procesos de selección, homogeneización, etc. imprescindibles para la adecuada y eficiente comercialización de los alimentos, que dan lugar a descartes y destríos. Estos residuos, muchos de ellos de productos agrarios sin transformar, pueden tener un uso no alimentario que, en muchos casos sí se produce. Por sectores y de acuerdo con el estudio Pérdidas y desperdicio alimentario en la industria agroalimentaria española elaborado por el MAPAMA el sector del pan es que más desperdicio genera, con un 22%, mientras que en el polo opuesto se encuentra el sector del aceite, donde no hay desperdicio, el lácteo con el 0,2% y el del pescado, con menos del 1%

En todo caso, con el inevitable remanente de uno u otro eslabón, ¿qué hacemos? Por un lado, la donación a bancos de alimentos es una alternativa. Por ejemplo y sin menospreciar el esfuerzo, las 13.000 toneladas que los supermercados donan, son solo el 0,1% del problema. El resto, hay que reducirlo por otros cauces, para lo que cualquier iniciativa razonable, orientada a este fin, será bienvenida.

En último término, el alimento que se desperdicie en cualquier eslabón de la cadena tiene que ser gestionado adecuadamente. Para ello es necesario mejorar los canales de separación, recogida y transformación que favorezcan su uso como materia prima en otros procesos, bien sean energéticos, para alimentación animal, fertilización vegetal, para transformación en otros bienes, etc.

Dado que el 42% del desperdicio alimentario se produce en los hogares, la separación selectiva de residuos orgánicos es clave para que esos alimentos tengan una segunda vida; o primera, según se mire, ya que nunca fueron consumidos. El problema es que  solo está implantada en algunas comunidades autónomas. Una limitación, que es necesario corregir.

About Juan Quintana Cavanillas

Juan Quintana Cavanillas
Director y presentador del programa ‘La Trilla’ en Capital Radio, todos los sábados de 08.00 a 09.00 horas. Columnista desde hace más de 10 años en el Grupo Vocento. Director de comunicación y Asuntos Públicos en la farmacéutica Grünenthal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies