agriculturaecológica

OBJETIVOS ECOLÓGICOS DEMASIADO AMBICIOSOS

La Comisión Europa ha decidido aplazar hasta el 1 de enero de 2022 la entrada en vigor del nuevo reglamento de producción ecológica. Esta decisión ha sido aplaudida por las organizaciones del sector, ya que les da más tiempo para adaptarse a un modelo complejo, en el que la normativa secundaria todavía no ha sido desarrollada adecuadamente. Pero no han sido solo los socios europeos y el propio Parlamento Europeo quienes han solicitado dicho aplazamiento, sino también Estados terceros que se verán directamente afectados por una decisión que regula la entrada de estos productos en el espacio europeo.

Esta norma es una de las tres patas sobre las que va a pivotar el desarrollo de la producción ecológica en la Unión Europea (UE). Las otras dos son el Plan de Acción Ecológico, que acaba de ser publicado y abierto periodo de consulta pública hasta el 27 de noviembre; y en segundo lugar, la tan mencionada estrategia del campo a la mesa o farm2fork.

Uno de los objetivos es conseguir que en 2030 un 25% de la superficie agraria europea sea de producción ecológica, aunque por el momento la Comisión todavía no tiene un calendario detallado. En este sentido la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE) afirma que no solo el 25% sino el 100% de la superficie podría ser producción ecológica, y que habría capacidad de alimentar a toda la población europea. Técnicamente, es posible que se pudiera conseguir, pero la cuestión es si la inevitable reducción de la producción lo permitiría. Hay que recordar que la agricultura ecológica produce bastantes menos kilos de alimento por hectárea que la convencional. En este hipotético escenario se encarecería de forma sustancial la cesta de la compra al disminuir la oferta. El problema es que a día de hoy el consumidor busca mayoritariamente productos de calidad, pero a bajo coste, y esto no lo consigue la producción ecológica, que sigue siendo de nicho, aunque todavía tenga margen para crecer.

En todo caso, un exceso de superficie ecológica y la ya mencionada caída de la producción tendría dos consecuencias. Previsiblemente se produciría un aumento de las importaciones, ya que los operadores buscarían productos más baratos que les permitieran mantener o mejora cuota de mercado, con lo que estaría por ver si se podría dar salida a toda la producción propia. Es cierto que sobre el papel se podría evitar, articulando una fuerte política arancelaria o subsidiando estas producciones, pero se trata de opciones que sin duda harían saltar las señales de alarma de la Organización Mundial del Comercio y del resto de las grandes potencias productoras.

Por otro lado, uno de los aspectos que consideran imprescindible desde la SEAE para avanzar en la producción ecológica es la reducción del desperdicio alimentario. En este sentido, la crisis del coronavirus ha generado un mayor consumo doméstico, pero no una mejor gestión del desperdicio. Sobre este asunto recientemente se publicaba un artículo en la revista Science of The Total Environment, en el que ponía de manifiesto que con el repunte del consumo doméstico en la crisis del Coronavirus, el desperdicio alimentario creció alrededor del 12% en los hogares. Una situación que empeora los datos de 2019, cuando los hogares españoles tiraron 1.352 millones de kilos de alimentos y bebidas. Esto supuso un aumento del 1% con respecto a 2018, con el agravante de que más del 40% del desperdicio alimentario se genera en los hogares.

El reto verde es necesario. La promoción de la agricultura ecológica es razonable e incentivarla tiene sentido, pero siempre dentro de unos límites que no lleven a un desequilibrio de los mercados y que no pongan en riesgo un tejido productivo, tecnológicamente muy avanzado y que nos da garantías de abastecimiento. No hay que olvidar que la agricultura convencional produce más, pero sobre todo dispone de herramientas que permiten evitar o paliar las pérdidas de producción que inevitablemente generan las enfermedades y plagas de nuestra agricultura y ganadería. En definitiva y con carácter general, aporta mucha más estabilidad y permite una alimentación segura, diversa, de calidad y a mejor precio.

About Juan Quintana Cavanillas

Juan Quintana Cavanillas
Director y presentador del programa ‘La Trilla’ en Capital Radio, todos los sábados de 08.00 a 09.00 horas. Columnista desde hace más de 10 años en el Grupo Vocento. Director de comunicación y Asuntos Públicos en la farmacéutica Grünenthal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies