balanza_monedas

FARM2FORK BALANZA CON UN SOLO PLATO

La Comisión Europea ha desarrollado su estrategia Farm2Fork, también conocida en nuestro país como De la granja a la mesa. En ella se debe basar el futuro de la estrategia agraria europea, que afectará tanto a la agricultura y ganadería, como al agroindustria y a la propia industria alimentaria. En todo caso todavía es un borrador de propuesta, lo que es importante, porque hay muchos aspectos que merecen, cuanto menos, una reflexión.

Es incuestionable la necesidad de combatir el cambio climático y que todos los sectores productivos pasen por un proceso de profunda revisión, el agrario también. Una debilidad de Farm2Fork es que considera el impacto negativo del agro en el cambio climático, cuando el balance medioambiental del sector agrario requiere poner sobre el otro plato de la balanza todos los efectos positivos, que no se contemplan en esta ecuación, como el ser sumidero de CO2 y emisor de O2, el mantenimiento de cubierta vegetal, el cuidado de dehesas y otros ecosistemas, las aportaciones medioambientales de los regadíos, la sostenibilidad de los modernos inputs, etc., la conservación de los espacios rurales y el mantenimiento de su población, etc. Un importante valor diferencial del sector primario frente al resto.

Por otro lado, la agricultura y ganadería conforman un sector estratégico, tal como se ha vuelto a demostrar en la crisis del Coronavirus. Son responsables de garantizar el abastecimiento alimentario de calidad incluso en épocas de crisis, y hacerlo de forma suficiente, diversa y segura; y por supuesto, a un precio accesible. Para ello es imprescindible mantener un modelo productivo eficiente, sin renunciar a mejorar todavía más su sostenibilidad.  En definitiva, se trata de producir más, mejor, y minimizar el impacto medioambiental.

Además, la Comisión ha planteado unos objetivos cuantitativos que ponen en riesgo el modelo de producción actual y, por tanto, mantener los objetivos y logros mencionados en el apartado anterior. Por ejemplo, reducir un 10% la superficie de cultivo lleva implícito disminuir sustancialmente la producción local, lo que encarecería el producto. La forma de compensarlo es aumentar las importaciones desde Estados terceros, lo que supone una enorme contradicción con el planteamiento oficial de potenciar el consumo de productos de proximidad, con el objetivo entre otros, de paliar el cambio climático. Además, no contribuiría a solucionar el problema, al trasladar esta reducción de superficie a otros espacios, que tendrían que aumentarla; y no nos olvidemos que el cambio climático es un problema global, no europeo.

Por otro lado, reducir en un 50% el uso de productos fitosanitarios tendría varias consecuencias. La primera de todas, disminuir la productividad de las explotaciones, lo que nos llevaría al mismo punto anterior, bajada de producción, subida de precios y/o aumento de las importaciones de otras zonas donde estos productos sí se aplican. ¿No tendría mucho más sentido apoyar el desarrollo tecnológico de éstos y otros inputs agrarios para conseguir que sean mucho más sostenibles, tal como ya se está promoviendo desde la industria y desde el ámbito de la investigación pública?

En línea con lo anterior, el objetivo de llegar al 30% de agricultura ecológica nos lleva a la misma reflexión, dada su menor productividad y, por tanto y con carácter general, su mayor precio de mercado. Este tipo de agricultura es necesaria, porque responde a la demanda y, sin duda es medioambientalmente más conservadora que la convencional si se calcula su impacto medioambiental por hectárea cultivada. Sin embargo, el balance cambia si la huella medioambiental se calcula por kilo de alimento producido, donde su eficiencia desciende de forma sustancial. En todo caso nos lleva al mismo punto, ya que para producir el mismo volumen de alimento habría que cultivar más superficie, lo que sería completamente incompatible con el propio modelo planteado por la Comisión, que quiere reducirla.

En definitiva, Europa no debería potenciar la mejora del medioambiente reduciendo la producción  y la eficiencia, sino que tendría que favorecer el desarrollo de tecnologías cada vez más sostenibles dentro de un modelo orientado a la  mejora de la productividad, la seguridad y la calidad.

About Juan Quintana Cavanillas

Juan Quintana Cavanillas
Director y presentador del programa ‘La Trilla’ en Capital Radio, todos los sábados de 08.00 a 09.00 horas. Columnista desde hace más de 10 años en el Grupo Vocento. Director de comunicación y Asuntos Públicos en la farmacéutica Grünenthal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies