Huevos foto noticia

EL FIPRONIL DE LOS HUEVOS

Uno de los temas principales que ha sacudido la actualidad agroalimentaria en este verano ha sido la crisis sanitaria de los huevos contaminados por el insecticida fipronil.  No obstante ha habido dos factores que, al menos en España, han relativizado su incidencia; además del efecto balsámico que tiene el estío en la percepción de los problemas. La realidad es que en nuestro país no se ha detectado este principio activo, salvo en una partida de huevo líquido para restauración, localizada en Vizcaya antes de entrar en el canal alimentario.

¿Por qué esta crisis no se ha extendido en España? Fundamentalmente porque somos exportadores netos, siendo pequeña la cantidad de huevo importado, lo que ha reducido la probabilidad de que aparezcan focos. Pero ha habido un segundo aspecto que ha sido muy efectivo a la hora de templar la reacción  colectiva, y es que desde el principio se aclaró que los volúmenes de ingesta de fipronil por consumo de estos huevos, no tiene impacto en la salud. La cantidad de huevos que sería necesario consumir es ingente, y además sostenida en el tiempo.

En todo caso, esta nueva crisis sanitaria, a pesar de que no existe riesgo de toxicidad, vuelve a poner en el punto de mira el llamado Sistema de Alerta Rápida para Alimentación y Piensos (RASFF), que se encarga de detectar y notificar cualquier riesgo alimentario que pueda afectar a la salud. A pesar de que esta alerta es una gota de agua en el innumerable número de ellas, detectadas con antelación, el hecho de que haya sucedido una vez puestos en el mercado, muestra fisuras en el sistema que hay que corregir. No hay que olvidar que llueve sobre mojado y que todavía quedan muy cerca otros casos, como el de la carne de caballo o el de la E.Coli de los pepinos, esté sí, con efectos mortales sobre decenas de consumidores alemanes.

Pero como nunca llueve a gusto de todos, lo que para los productores del centro y norte de Europa es una crisis de mercado, para otros, como lo españoles, está siendo una inesperada oportunidad.  Uno de los efectos directos que ha tenido sobre el sector productor es el aumento de las exportaciones españolas hacia proveedores que tradicionalmente se abastecían de huevo belga u holandés. Un cambio en el mercado que se prevé sea coyuntural pero que ha dado un pequeño empujón a nuestra industria, ya que ha venido acompañado de un repunte de precios de exportación, al reducirse la oferta. El riesgo que teme el sector es que el consumidor nacional reduzca el consumo de huevo, algo que por el momento no ha sucedido y que, cuanto más tiempo pasa, menos probable es que se produzca.

Dejando a los holandeses y belgas la discusión y las acusaciones mutuas sobre las responsabilidades en el origen y gestión de la crisis, es interesante conocer un poco mejor al protagonista. El fipronil es una molécula que se incluye en diferentes insecticidas. En la actualidad su uso autorizado es como insecticida para animales que no forman parte de la cadena alimentaria; es decir, fundamentalmente animales de compañía. Como insecticida agrícola se prohibió en 2013 a la vez que los neonicotinoides, al ser un neurotóxico. No obstante, en alguna ocasión ha sido aprobado su uso excepcional, limitado a un cultivo concreto en un momento determinado. También está prohibida su aplicación a animales de orientación alimentaria y a sus instalaciones. En este caso, se utilizó en naves de gallinas de puesta, como desinfectante para la lucha contra la virulenta plaga del ácaro rojo, entre otras. Un animalito que genera importantes pérdidas en las explotaciones avícolas y que requiere de tratamiento en las instalaciones ganaderas para su prevención.

En resumen, un uso no autorizado de un insecticida prohibido para ese fin, que ha vuelto a sacar los colores al sistema de seguridad alimentaria. En este caso por la propia ineficacia de las autoridades sanitarias y/o veterinarias de Holanda y Bélgica. Afortunadamente, sin efectos tóxicos sobre las personas, pero ¿y si no hubiera sido así?

About Juan Quintana Cavanillas

Juan Quintana Cavanillas
Director y presentador del programa ‘La Trilla’ en Capital Radio, todos los sábados de 08.00 a 09.00 horas. Columnista desde hace más de 10 años en el Grupo Vocento. Director de comunicación y Asuntos Públicos en la farmacéutica Grünenthal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies