agricultura cultivos jovenes

EL AGRO, UN SECTOR SIEMPRE SOLIDARIO

El sector agrario es quizás uno de los más solidarios que existen en la actualidad, pero también históricamente. Lo es por muchos motivos, no solo, aunque también, porque las pasadas semanas hayan sacado los tractores y los equipos de fumigación en muchos localidades, para ayudar a desinfectar las calles, parques y otras instalaciones públicas. Algo que es necesario valorar y agradecer.

Pero hay más razones. Por un lado, son probablemente los únicos profesionales que durante décadas han asumido seguir produciendo con una subida mínima de los precios en origen mientras los insumos aumentaban su coste con normalidad. Así han evitado una importante escalada de la inflación y una dificultad de acceso a los alimentos. Bien es cierto que para compensar en cierta manera esta y otras singularidades y poder mantener una renta razonable, reciben ayudas de la Política Agraria Común, que pueden suponer hasta un 30% de la renta agraria, pero esto no sucede con todos los productos. También es necesario recordar que se trata de una situación que intentan cambiar, siendo conscientes de que no se pueden disparar los precios en destino, por lo que demandan la corresponsabilidad de todos los eslabones de la cadena. Por cierto, algo difícil de conseguir, ya que primero hay que demostrar que existen márgenes abusivos en algún eslabón y eso no es fácil de detectar, y menos de regular.

Es también uno de esos sectores prioritarios que no puede dejar de trabajar en ningún momento, ni a lo largo de un año convencional ni cuando nos acechan las grandes crisis sanitarias, veterinarias, medioambientales o económicas. La debilidad de una sociedad atacada desde alguno de estos frentes, necesita como condición necesaria para recuperarse el ser alimentada, lo mismo que lo necesita una persona frente a una enfermedad o en una batalla. Por eso, ellos y ellas no pueden quedarse en sus casas, con sus familias, protegiendo su integridad física y la del resto de las personas, tal como hacemos el resto.

Pero hay otros factores que les hacen merecer un reconocimiento a la solidaridad, y es su compromiso con el medioambiente. Su interés profesional y personal en conservar la naturaleza, nuestros recursos naturales, y asegurar un adecuado equilibrio entre desarrollo y sostenibilidad. Y he resaltado la parte personal, porque en las grandes urbes, parte de la sociedad, alimentada con mensajes de algunas organizaciones que conocen poco la realidad del campo, piensan que estos profesionales solo defienden los recursos naturales porque les dan de comer. Una afirmación cierta, como es más que comprensible, pero tremendamente incompleta. Su compromiso con el cuidado de estos bienes milenarios va mucho más allá, y para entenderlo solo hay que recordar que, no solo forman parte de su vida y de las de sus familias, sino también de su ancestral historia. Una herencia personal y social que les permite defender estas riquezas de forma solidaria, mucho más allá del interés profesional.

Sin embargo, es cierto que para hacerlo es necesario incorporar el conocimiento y la ciencia, que la sabiduría tradicional no siempre está formada de  verdades inmutables. Ha habido y habrá profesionales de este sector, como en cualquier colectivo, que también actúan con irresponsabilidad e indolencia, haciendo gran daño al medioambiente. Pero son los menos y para ello disponemos de las herramientas jurídicas que permiten detectarlo y castigarlo.

Quizás este artículo parezca un tópico, una imagen idílica de nuestros profesionales agrarios, pero no es así. Es una parte de su realidad, perfectamente avenido con un sector que defiende sus derechos, que pide aquello que considera justo y que se adapta a la evolución de un mercado global que necesita empresarios profesionales, tecnológicamente avanzados e integrados en un mercado global. Todo ello, compatible con ser solidarios, como han demostrado históricamente y lo siguen haciendo en el momento actual.

Por ello, cuando todo esto pase, volverán con los tractores a las calles para pedir iniciativas que mejoren su calidad de vida y les permita mirar a un futuro estable. Y eso, también habrá que entenderlo.

About Juan Quintana Cavanillas

Juan Quintana Cavanillas
Director y presentador del programa ‘La Trilla’ en Capital Radio, todos los sábados de 08.00 a 09.00 horas. Columnista desde hace más de 10 años en el Grupo Vocento. Director de comunicación y Asuntos Públicos en la farmacéutica Grünenthal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies