Economía circular agricultura

ECONOMÍA CIRCULAR APLICADA AL AGRO

La economía circular es un concepto cada vez está más arraigado en la sociedad y, sobre todo, cada vez los políticos tienen más conciencia de su vital importancia para la adecuada sostenibilidad de nuestro entorno. Se centra en la correcta gestión de los residuos, a través de un importante cambio conceptual y operativo: pasar de la histórica gestión lineal de extraer, producir y tirar, a un modelo circular en el que todo residuo se vuelve a incorporar como materia prima, hasta que concluya su vida útil.

Un sistema que se puede resumir con las llamadas tres erres: reducir, reutilizar y reciclar. Es decir, lo primero es intentar disminuir la generación de residuos, después reutilizar todo lo que sea susceptible de volver a ser empleado y, como último paso, reciclarlo. Realmente como penúltimo, porque cuando el residuo en cuestión haya finalizado su vida útil y ya no tenga más capacidad de ser reciclado, podrá ser eliminado, mediante los diferentes procesos. En este último punto también existe un importante debate sobre la manera más viable de realizarlo, con incineración, vertedero, etc.

Sobre este tema la propia Ministra de Agricultura, Alimentación, Pesca y Medioambiente ya ha manifestado la importancia de aplicar este concepto al modelo productivo agrario y alimentario.

Un caso particular es el desperdicio alimentario, ya que se trata de un residuo orgánico de más fácil eliminación, frente a otros residuos compuestos por materiales con una larga vida útil que tardan muchos años en degradarse.  Otra cuestión es cómo se realiza su gestión, que difiere mucho de unas comunidades autónomas donde, por ejemplo, existen contenedores de separación específico para orgánico, y otras donde el orgánico entra en el cubo cajón de sastre, donde se deposita todo aquello que no tiramos al cubo amarillo, verde o azul.

Hace unos días ANIERAC (Asociación Nacional de Industriales Envasadores y Refinadores de Aceites Comestibles) daba información sobre este particular, e informaba que este sector en España ha ahorrado más de 12.000 toneladas de CO2 en el año 2016, solo con el reciclado de sus envases. Unos datos acreditados por Ecoembes, un sistema colectivo de responsabilidad ampliada del productor.

Estos resultados se han obtenido a partir de una herramienta tecnológica denominada PRO CO2 Reporting Tool. En todo caso, unos datos que dicen poco ya que no son magnitudes que maneje el común de los ciudadanos. Solo la comparativa con las toneladas emitidas en actividades cotidianas y/o los datos del porcentaje de envases que se han reciclado en este sector, comparados con la media nacional, nos pueden servir para entender mejor su contribución real a la sostenibilidad. Hay que tener en cuenta que más del 90% de los envases de este sector son de plástico, uno de los materiales cuya gestión es muy compleja si se salen fuera del ciclo de vida del envase, en cuyo caso producen un sensible impacto medioambiental.

About Juan Quintana Cavanillas

Juan Quintana Cavanillas
Director y presentador del programa ‘La Trilla’ en Capital Radio, todos los sábados de 08.00 a 09.00 horas. Columnista desde hace más de 10 años en el Grupo Vocento. Director de comunicación y Asuntos Públicos en la farmacéutica Grünenthal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies