Prouctos españoles

MADE IN SPAIN

Países como Francia, Reino Unido o Alemania, entre otros, tienen muy a gala el defender a capa y espada sus propias marcas. Los franceses con una actitud muy proactiva a la hora de promover el consumo de productos nacionales para sostener sus sectores. Un ejemplo lo tenemos en los propios mensajes de sus altos representantes de la nación, que con cierta periodicidad arengan sus ciudadanos sobre la importancia de comprar producto local.

Es más que probable que esta actitud favorezca, al menos en parte, la condescendía con que las autoridades galas permiten los desmanes en fronteras cuando sus productores intentan solucionar con violencia, lo que los mercados no les conceden. Una actitud permisiva que de alguna manera avala, bien o por omisión o por una laxa reacción, las propias instituciones europeas. En este sentido, hay que destacar que esta semana la Comisión Europea va a pedir explicaciones al gobierno galo por el vuelco de camiones en frontera. Una decisión que toma después de que un diputado europeo del grupo Compromís denunciara esta acción, algo sobre lo que la Comisión alegó no tener información.

Pero ¿qué pasa con lo español y con los españoles? Aquí somos muy especiales, nos asemejamos mucho al irlandés, siendo aficionados a autocrítica, muchas veces en exceso. Hasta aquí, una visión general, a lo mejor estereotipada, pero no por eso irreal. Si por real nos ceñimos a los datos publicados en los estudios, en el informe Nielsen sobre marcas globales vs marcas locales, se constata que el 70% de los consumidores españoles prefieren que los productos frescos, como frutas, verduras o carnes, provengan de nuestro país. En el caso de leche, conservas vegetales y marisco, este porcentaje baja al 60%

Llama la atención que para la mitad de los españoles, el origen es tan importante como el coste. Esta información es algo chocante, sobre todo porque el pequeño y gran comercio afirma que el consumidor, hoy por hoy, compra por precio; una decisión de compra comprensible en contexto de crisis y mayor escasez de recursos en la unidad familiar. Se trata de una realidad que ha favorecido la consolidación de las marcas de distribución, en la que el origen del producto no se percibe, salvo en algunas de ellas. En definitiva, conlleva un componente emocional difícilmente medible, pero que por ahora, no domina al factor económico.

Por otro lado, tampoco el consumidor tiene una idea clara de los etiquetados, y existen todavía demasiados productos en los lineales que, sin romper la regla básica de la correcta información, juegan con las percepciones para hacer pensar al consumidor que compra un producto de origen español. Las imágenes, la diferencia de tamaño y posición de letra a la hora de referirse al lugar de envasado o al de origen del producto, son solo algunos ejemplos frecuentes.

About Juan Quintana Cavanillas

Juan Quintana Cavanillas
Director y presentador del programa ‘La Trilla’ en Capital Radio, todos los sábados de 08.00 a 09.00 horas. Columnista desde hace más de 10 años en el Grupo Vocento. Director de comunicación y Asuntos Públicos en la farmacéutica Grünenthal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies