Drinking party

BRINDAR CON AGUA MINERAL

Lo sé, quizás es excesivo, muy poca gente brinda con agua, y no pasa nada porque así siga siendo. Existen otras bebidas que han peleado con éxito durante siglos para copar esta tradición, como el champan, el cava o la sidra, bien sea en las fiestas navideñas o en cualquier otro momento de celebración. Pero espero, al menos, que el titular haya servido para captar su atención sobre el tema que nos ocupa.

Hace escasas semanas, al pedir la comida en un restaurante, el camarero nos preguntó su queríamos agua, además de vino o cerveza. Mi compañero de mesa, con un perfil muy ecologista, dijo que sí, pero que agua de grifo, el camarero resaltó que el menú incluía agua mineral, pero insistió en que de grifo. Le dije, una vez se fue el camarero, ¿si tú no me has elegido la comida, por qué me has elegido la bebida?, a lo que respondió, porque es lo mismo, es agua, pero de esta manera evitamos las masas de plásticos que inundan los mares. Y comenzó una breve pero intensa conversación.

Lo primero, el agua mineral y el agua de grifo no son un mismo producto, de la misma que para un ecologista no es lo mismo un tomate ecológico, que un tomate obtenido en intensivo en nuestros invernaderos almerienses, o un huevo obtenido por una gallina en jaula en intensivo, que el ecológico de una gallina que vive en libertad y es alimentada sin piensos compuestos. El agua de grifo, perfectamente segura y saludable, al igual que los tomates y los huevos convencionales, está tratada químicamente para poder consumirla de forma masiva y segura. Sin embargo, el agua mineral embotellada se obtiene directamente de la naturaleza, de acuíferos subterráneos que tienen estrictas normas de protección ambiental, también dentro de sus amplios perímetros superficiales de seguridad. Por tanto, no se les ha aplicado ningún producto químico en el manejo y envasado, pero tampoco de forma indirecta por filtración de fitosanitarios agrícolas u otro tipo de sustancias. Es decir, y siguiendo con el símil agrario, sería lo más parecido al concepto de agua ecológica, frente al agua industrial.

Pero además, hay que recordar otros factores diferenciales del agua mineral, como el etiquetado de la misma, que garantiza al consumidor el perfecto conocimiento de su composición y de la trazabilidad del producto, algo que no tiene el agua de grifo. Por otro lado y si nos centramos en la servida en hostelería, es agua sin manejo intermedio, al ser abierta en mesa, mientras que la de grifo se sirve en jarra y proviene de un grifo, donde aunque pequeños, los riesgos sanitarios sí existen.

El segundo tema de debate fue el envase como residuo, donde mis argumentos se basaron en recordar que cada botella que hay en los océanos proviene de alguien que la ha tirado en tierra. Que las botellas de agua mineral, las que no son de vidrio, se hacen de PET, que es un plástico cien por cien reciclable. De hecho, el PET en España se recicla en un 90%, y en más del 70% las botellas de bebidas de plástico, no solo las de agua, siendo esta diferencia debida al tipo de plástico utilizado en el envase de otras bebidas.  Por ello, las balsas de plásticos de los océanos, en su inmensa mayoría, no provienen de España ni del resto de países de la Unión Europea, sino de otros espacios económicos con una normativa medioambiental mucho más laxa y un volumen de población enorme y en constante crecimiento, donde el reciclaje es mínimo. Por supuesto, esto no implica aflojar en nuestros objetivos de reducir, reutilizar y reciclar los envases de plástico.

Otro dato ambiental, el agua mineral solo utiliza el 0,03% del volumen de los acuíferos disponibles, por lo que no supone ninguna amenaza contra estos necesarios recursos naturales.

También, una razón social. Las catástrofes y emergencias que se producen en muchas partes del mundo, donde es necesario el inmediato suministro de agua potable, requieren de agua embotellada, ya que en buena parte de estos casos no existen grifos próximos para rellenar camiones cisterna que puedan proveer de agua en muy poco tiempo. Y posiblemente, tampoco existan camiones cisterna adecuadamente preparados para transportar de forma segura este líquido elemento.

Dicho esto, que cada cual beba el agua que quiera, pero que deje a los demás hacer lo propio. Y para terminar, un brindis por el nuevo año, que como no creo que traiga mala suerte, hoy lo haré con agua mineral. ¡Feliz 2020!

About Juan Quintana Cavanillas

Juan Quintana Cavanillas
Director y presentador del programa ‘La Trilla’ en Capital Radio, todos los sábados de 08.00 a 09.00 horas. Columnista desde hace más de 10 años en el Grupo Vocento. Director de comunicación y Asuntos Públicos en la farmacéutica Grünenthal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies