OLYMPUS DIGITAL CAMERA

ARDE EL DEPÓSITO DE NEUMÁTICOS MÁS GRANDE DE EUROPA

El viernes 13 de mayo la población del sur de la Comunidad de Madrid y del norte de la provincia de Toledo ha despertado con un incendio enorme. Las llamas calcinaban parte de una enorme montaña de neumáticos en Seseña, en el límite entre ambas provincias. Una parcela que abandonó la empresa que la gestionaba por denuncias y sanciones, quedó en manos de la empresa pública Tragsa y sufrió el vertido ilegal de neumáticos hasta que llegó la actual gestora, que estaba protegiendo su perímetro para evitar incendios y problemas medioambientales como el que finalmente se ha producido.

Cinco millones de neumáticos que suponían ya uno de los mayores problemas medioambientales de España, se amontonan en el depósito más grande de Europa, que ha provocado malestar de los vecinos, varias denuncias y sentencias judiciales, el cierre de una empresa y el arranque de la gestión por parte de otra, que ahora tiene que gestionar un problema añadido: el incendio de parte de sus existencias.

Las cifras que se manejan desde la Junta de Castilla-La Mancha y la Comunidad de Madrid rondan las 100.000 toneladas que ocupan unos 90.000 metros cuadrados, en una parcela que pertenece en un 70% a Seseña y el 30% restante a Valdemoro. A 400 metros está la urbanización que construyó Francisco Hernando, ‘El Pocero’, en la que iban a vivir 40.000 personas pero que continúa con muy poco uso.

En 2003 este cementerio fue declarado ilegal por no respetar las normas medioambientales. La empresa que lo gestionaba, Disfilt SA, constituida en 1990, tenía 4 trabajadores: fabricaban, reconstruían y recauchutaban estas unidades. Abandonaron la parcela cuando terminó el contrato de arrendamiento de los terrenos.  En ese momento, se les había abierto una acumulación de expedientes administrativos que implicaban unas sanciones de en torno a los 600.000 euros. En 2009 una sentencia judicial condenaba a 3 meses de prisión al propietario y una multa por un delito contra el medio ambiente.

Los responsables políticos y medioambientales sospechan que fue un incendio provocado porque a las dos de la madrugada no había parado aún de llover. Se vaciaron escuelas y se avisó a la población para que cerrara puertas y ventanas y no saliera por peligro de inhalar gases tóxicos desprendidos por las llamas de más de 20 metros que provocaron una nube tóxica.

Tragsa, empresa pública, se hizo cargo de una parte de los residuos y los vertidos ilegales que hasta 2011 se fueron produciendo. La nueva empresa, Gestión de Desechos y Ruedas Iberia, empezó a trabajar en ese momento. El ritmo de salida es lento, pero se iban a poner al día. De moemnto, habían realizado un cortafuegos este verano, de 30 metros de diámetro.  Hubo un incendio un día en la instalación y se controló a tiempo.

A raíz del incendio, las asociaciones de defensa del medio ambiente, salieron recordando que ya había muchas denuncias contra estos vertederos: el de neumáticos y otros, como una zona cercana en Valdemoro, donde los humedales están repletos de extintores y otros productos tóxicos abandonados.

La administración podría actuar de oficio en estos casos, porque para ello están los técnicos, los agentes e incluso los políticos municipales. También podría imprimir rapidez a las soluciones que se puedan adoptar cuando una entidad o un vecino lo denuncia. Y, sobre todo, invertir en prevención, castigo a los responsables y medios para cerrar estos vertederos, porque si esperamos al accidente, todo es más peligroso, caro y problemático.

About Jaume Segalés

Jaume Segalés
Profesional de la comunicación audiovisual desde 1990. Vinculado a la información medioambiental desde sus inicios. Tras dos temporadas en Gestiona Radio, dirige y presenta el espacio diario, de 19 a 23h: Mundo Noticias, en Radio Internacional.

2 comments

  1. Jordi S. Berenguer

    LA HUMAREDA DE LA DESIDIA

    El incendio del mayor cementerio de neumáticos de Europa ha obligado a desplegar un gran dispositivo de emergencias para apagar las llamas de impresionantes dimensiones, un foco contaminante que puede tardar varios días en ser extinguido, y sus consecuencias sobre el medio ambiente aún son imprevisibles. El vertedero de Seseña, con cinco millones de neumáticos, era ilegal desde su creación hace más de 15 años. Hasta hoy el propietario se encuentra en paradero desconocido. Pero quienes han estado tolerando durante tanto tiempo ese grave riesgo sí deben estar localizables para responder por no haber acabado ya con ese espanto medioambiental, fruto de las trabas legales, la parsimonia burocrática y la falta de voluntad para acabar con tan evidente amenaza. Habrá que actuar en consecuencia contra esa negligencia administrativa que es también una forma de corrupción, muy compartida en este caso por quienes tendrán que apechugar por el desastre que ha puesto en alto riesgo la salud y la seguridad de los vecinos de aquella zona. Y aqui no vale escurrir el bulto -pass the buck, como lo llaman los americanos- porque eso es precisamente lo que se ha estado practicando durante tantos años, tolerando la existencia de esa bomba retardada (¡y tan retardada!) que inevitablemente a terminado por estallar. Algo huele a podrido… y no solo a goma quemada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies