maiz2

ACUERDO POLÍTICO SOBRE TRANSGÉNICOS

En diciembre de 2014 la Unión Europea alcanzó un acuerdo político sobre el cultivo de los transgénicos, que da a los países libertad a la hora de permitir o prohibir su cultivo. Este avance tiene una doble lectura. En primer lugar, la Comisión Europea, apoyada por la mayoría de los Estados miembros ha promovido una solución que busca desatascar el bloqueo a las aprobaciones de nuevos cultivos. De esta manera se permite que cada Estado pueda desmarcarse de los procesos de base científica que han sustentado estas aprobaciones, y que hasta la fecha solo han permitido que de facto se incluya una sola modificación genética en el maíz, al margen de algún otro cultivo como la patata, que no ha terminado de cuajar. Sin embargo, este enfoque pone en duda la objetividad regulatoria de Europa. Si los procesos de validación científica garantizados por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria son fiables, ¿no habría tenido más sentido aprobar un procedimiento que impidiera a los Estados saltarse las normas con impunidad, tal como ha sucedido en reiteradas ocasiones, en particular en el caso francés?

Quizás el objetivo sea comprensible, pero vuelve a quedar la duda de si el fin justifica los medios, que ponen en entredicho la capacidad de regular y garantizar el cumplimiento de las normas por los propios gobiernos que las aprueban.

Ahora cada gobierno nacional podrá decidir ser excluido del proceso de autorización de una variedad por motivos diferentes a los ambientales o a los de seguridad alimentaria, que hasta la fecha, son los únicos que justificaban esta decisión. Abierta esta puerta, las razones pueden ser muy peregrinas y van tapar los verdaderos motivos, que han sido, son y serán estrictamente políticos. Pero lo más llamativo es que con este modelo, se crea un agravio comparativo entre agricultores localizados en diferentes lados de una frontera, lo que claramente impacta sobre el mercado único europeo.

Este acuerdo va a provocar que un empresario agrario pueda utilizar una tecnología que le permitirá obtener mayores rendimientos, mientras que otro, situado a escasa distancia, no podrá hacer uso de ella, lo que sin duda le quitará competitividad. Se trata de un atajo por el camino de en medio que va a dejar contentos a muy pocos, a pesar de que con este modelo se pretende eliminar el freno que determinados Estados han puesto a la incorporación de estas tecnologías en Europa. De hecho, los grupos verdes lo ven como una puerta abierta al desarrollo de los cultivos transgénicos en Europa, y el sector industrial, como una pérdida de criterio que dificultará su planificación estratégica en el mercado europeo.

About Juan Quintana Cavanillas

Juan Quintana Cavanillas
Director y presentador del programa ‘La Trilla’ en Capital Radio, todos los sábados de 08.00 a 09.00 horas. Columnista desde hace más de 10 años en el Grupo Vocento. Director de comunicación y Asuntos Públicos en la farmacéutica Grünenthal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies